Click on the flag to choose the language.

Traducido al español por José Fabio Naranjo

Las transformaciones sociales y culturales que afectan nuestras sociedades ponen a prueba algo esencial para el futuro de nuestra humanidad: la transmisión. Por el hecho de la diversificación al extremo de los perfiles de los individuos y de su gran movilidad, los modos de transmisión habituales están en crisis y las instituciones tradicionalmente encargadas de asegurarlos están extremamente frágilizadas. Para retomar una  célebre expresión de Michel Foucault que se hizo célebre pero que merece toda nuestra atención podemos decir que estamos en el paso “de la  sociedad de la prescripción a una sociedad de la inscripción”.

1.  Introducción

En nuestro mundo, en nuestra Iglesia y en nuestro movimiento se habla mucho de la necesidad de una espiritualidad más profunda. La gente debe hacer frente a realidades aterradoras: pobreza, desigualdad y desempleo; violencia, dominación y abuso de poder en todos los niveles; explotación y corrupción; crecimiento de la cultura individualista, consumista y competitiva; dificultad en establecer relaciones profundas y duraderas. Mucha gente vive atormentada por un sentimiento de inseguridad, miedo y desesperanza.

En respuesta a esta realidad, el mundo se ve inmerso en muchos tipos de espiritualidad que ofrecen algún tipo de consolación y esperanza. Desgraciadamente, ¡muchos de estos tipos de espiritualidad lo que hacen es reforzar estas realidades o incitan a la gente a escapar de ellas! Cada vez es más difícil hablar de un evangelio que implique un verdadero compromiso y que pueda transformar el mundo desde un espíritu de amor, obertura y diálogo.