Click on the flag to choose the language.

0 Observaciones preliminares

a.. Una reflexión en clave de “memoria”: la dinámica de la identidad y la misión
b.  Una reflexión en clave positiva: oportunidad de renovación
c. Una reflexión en clave eclesial: resituar PR en el contexto “Franciscano”

1 Observaciones generales sobre EG

a. Una exhortación apostólica postsinodal

     i. El Sínodo de la Nueva Evangelización
     ii. Cambio de tercio
          1. de la Europa secularizada a la AL desposeída
          2. de la verdad y el ideal al signo y a la acción
          3. De la verdad y la belleza a la denuncia profética y al “lío”
     iii. Una “inculturación” de la Evangelii nuntiandi de Pablo VI

 b. La declaración programática de Francisco

     i. Nada de lamentaciones
     ii. Espíritu positivo y alegre
     iii. De los pobres y para los pobres
     iv. Más movimiento que organización: Iglesia en salida

 

c. Algunas pistas interpretativas

     i. Argentina y peronismo
     ii. Teología de la Liberación / Teología del Pueblo (“pueblo”, 164 veces en EG)
     iii. El Espíritu jesuita: discernir y actuar con libertad y rigor
     iv. Un pastor con experiencia y ducho en la confrontación política
     v. Quiero lío en las diócesis

 2 Pax Romana en sus fuentes

 a. La fundación de 1921: la Unión Internacional de los Estudiantes Católicos.

Suprema lex nostra esto: directiones Sanctae Sedis in ómnibus et super omnia venerandi et exsequendi, atque principia catholica strenuissime defendendi et profitendi (de la petición de aprobación dirigida a Benedicto XV).

b. Benedicto XV y PAX ROMANA vs. PAX WILSONIANA y PAX SOVIÉTICA..

   La UIEC podrá demostrar que la fe y la ciencia se armonizan maravillosamente; y contribuyendo al desarrollo religioso y científico de los distintos países, preparará una era de auténtico bienestar social y de paz. Además, la Unión servirá cuasi naturalmente de vehículo para estrechar los vínculos de fraternidad y amistad entre los estudiantes católicos de Europa, acercándoles mutuamente y haciéndoles conscientes de sus mutuas necesidades y de sus aspiraciones comunes (Contestación del card. Gasparri a la petición de aprobación papal de 1921).

c. La fundación del MIIC en 1946: El fin propio de PAX ROMANA es organizar en el mundo entero la fraternidad de los espíritus que ponen la inteligencia al servicio de Dios (Etienne Gilson, 1947).

d. El triunvirato Adenauer-Schumann-de Gasperi, tres católicos surgidos del movimiento católico estudiantil: PR, Democracia Cristiana y alumbramiento de una nueva Europa unida.

 3. Una larga marcha hacia una PR globalizada

     a. De Europa a AL, USA, África y Asia

     b. Vaticano II: la puesta de largo del laicado

          i. Lumen Gentium, Caps. IV (el laicado) y V (vocación universal a la santidad)
          ii. Apostolicam Actuositatem: el estatuto del laicado apostólico
          iii. Gaudium et spes: el programa de la Iglesia en el mundo

      c. La recepción del Vaticano II y la internacionalización de PR

 3. La transformación de la teología y la espiritualidad de PR

     a. Un cambio de perspectiva: no sale Europa, sino que se crean polos propios

     b. La inculturación: la aportación de una Iglesia particular a la interpretación del depósito de la fe, asumida como tal por la Iglesia universal. Ejemplos:

          i. Dignitatis humanae: John Courtney Murray y la importancia de la experiencia USA en la declaración de la libertad religiosa en el Concilio
          ii. Gaudium et spes: el diálogo enriquecedor con el mundo y la autonomía de lo temporal, el final de un largo y traumático recorrido de la Iglesia en Europa
          iii. La opción preferencial por los pobres y la recepción latinoamericana del Concilio
          iv. El diálogo interreligioso como intrínseco a la misión, una aportación de la Iglesia en Asia

      c.La espiritualidad de PR

           i. La pluralidad de métodos
               1. Los congresos y secretariados especializados (MIIC europeo)
               2. La influencia del método de la “revisión de vida”
               3. La “formación dual” como requisito

Por más valores que tenga la Revisión de Vida como método de trabajo y como base de una espiritualidad seglar, no es suficiente para responder a las necesidades del MIIC, si éste quiere ser aquello para lo que fue creado (Buenaventura Pelegrí, Intelectuales cristianos en el mundo de hoy, CEP, Lima, 1987, p. 267)

          ii. Tres dimensiones de la “santidad del MIIC postconciliar”

           1. La dimensión de la paz y del fiat voluntas tua (Europa)
           2. Los ojos del “otro lado de la historia” y la consiguiente opción por los desheredados (AL)
           3. El diálogo y el “otro” como mediación/presencia del Espíritu (Asia)

4.         Comparación de EG y PR

     a. El movimiento frente a la organización, una opción de Francisco

     b.  Francisco y la EG tienen vocación “activista” y confieren a la acción de base una primacía que presenta afinidades y diferencias con la naturaleza estudiantil/intelectual de PR

     c. Las grandes afinidades entre EG y PR: el capítulo IV de la EG

          i. La dimensión social de la evangelización

               1. Fe y compromiso social están intrínsecamente unidos
               2. Nuestra “visión” es el Reino, que nos reclama
               3. La DSI es el vademécum para orientar la acción apostólica

          ii. La inclusión social de los pobres

               1. El Cristo que se hizo pobre como modelo a seguir

               2. Escuchar el clamor de los pobres

La solidaridad debe vivirse como la decisión de devolverle al pobre lo que le corresponde (EG, 189)

               3. Los pobres como “locus theologicus”: lugar preferencial

               4.  La denuncia profética

Siempre me angustió la situación de los que son objeto de las diversas formas de trata de personas. Quisiera que se escuchara el grito de Dios preguntándonos a todos: «¿Dónde está tu hermano?» (Gn 4,9). ¿Dónde está tu hermano esclavo? ¿Dónde está ese que estás matando cada día en el taller clandestino, en la red de prostitución, en los niños que utilizas para mendicidad, en aquel que tiene que trabajar a escondidas porque no ha sido formalizado? No nos hagamos los distraídos. Hay mucho de complicidad (EG, 211).

          iii. El bien común y la paz social

               1. El orden querido por Dios: el bien común

               2. Un pueblo protagonista, no arrastrado por los dominadores

               3. El tiempo/horizonte, superior al espacio/límite: “paciencia escatológica”

               4. La unidad prevalece sobre el conflicto

               5. La realidad es más importante que la idea

La realidad simplemente es, la idea se elabora. Entre las dos se debe instaurar un diálogo constante, evitando que la idea termine separándose de la realidad (EG, 231)

               6. El todo es superior a la parte

El todo es más que la parte, y también es más que la mera suma de ellas. Entonces, no hay que obsesionarse demasiado por cuestiones limitadas y particulares. Siempre hay que ampliar la mirada para reconocer un bien mayor que nos beneficiará a todos. Pero hay que hacerlo sin evadirse, sin desarraigos. Es necesario hundir las raíces en la tierra fértil y en la historia del propio lugar, que es un don de Dios (EG, 235)

          iv. El Diálogo como contribución a la paz

En el diálogo con el Estado y con la sociedad, la Iglesia no tiene soluciones para todas las cuestiones particulares. Pero junto con las diversas fuerzas sociales, acompaña las propuestas que mejor respondan a la dignidad de la persona humana y al bien común. Al hacerlo, siempre propone con claridad los valores fundamentales de la existencia humana, para transmitir convicciones que luego puedan traducirse en acciones políticas (EG, 241)

               1. El diálogo entre la fe, la razón y las ciencias

En ocasiones, algunos científicos van más allá del objeto formal de su disciplina y se extralimitan con afirmaciones o conclusiones que exceden el campo de la propia ciencia. En ese caso, no es la razón lo que se propone, sino una determinada ideología que cierra el camino a un diálogo auténtico, pacífico y fructífero (EG, 243)

               2.  El diálogo ecuménico: antitestimonio de la división entre cristianos

               3. El diálogo interreligioso

La evangelización y el diálogo interreligioso, lejos de oponerse, se sostienen y se alimentan recíprocamente (EG, 251)

El mismo Espíritu suscita en todas partes diversas formas de sabiduría práctica que ayudan a sobrellevar las penurias de la existencia y a vivir con más paz y armonía. Los cristianos también podemos aprovechar esa riqueza consolidada a lo largo de los siglos, que puede ayudarnos a vivir mejor nuestras propias convicciones (EG, 254)

                4. El diálogo social en un contexto de libertad religiosa

Un sano pluralismo, que de verdad respete a los diferentes y los valore como tales, no implica una privatización de las religiones, con la pretensión de reducirlas al silencio y la oscuridad de la conciencia de cada uno, o a la marginalidad del recinto cerrado de los templos, sinagogas o mezquitas (EG, 255)

5. Conclusiones

a.         Resintonizar PR en claves “Franciscanas”, para ser “más” PR

b.         Un acercamiento franco a la curia vaticana reformada

c.         Renovar el compromiso internacional: globalización solidaria

d.         Ser voz de la misión de la Iglesia en clave de paz, justicia, bien común universal, ecología integral y diálogo en foros internacionales

e.         Renovar la dimensión del “saber comprometido”

You have no rights to post comments