Click on the flag to choose the language.

  Con silencio y oración. Así es como un millar de personas acompañaron este martes a las familias de los dirigentes políticos y sociales catalanes en prisión y en el exilio. La Basílica de Santa María del Pi de Barcelona acogió la oración de miembros de siete confesiones religiosas. Cada confesión escogió textos de su tradición espiritual para pedir "una resolución del conflicto catalán de una forma digna, no violenta, y con respeto a los Derechos Humanos".

Durante una hora la Basílica se mantuvo en silencio. Los representantes de las confesiones, principalmente mujeres, leyeron algunos de sus textos sagrados. Concretamente intervinieron Montse Castellà, de budistas por la Paz y los Derechos Humanos; Moriah Ferrús, de la comunidad judía de Catalunya; Conxa Adell, benedictina de la comunidad monástica de Sant Pere de les Puel·les; el Coro de la Iglesia Ortodoxa Protecció de la Mare de Déu; Aicha Mahmassani, de la Comisión de mujeres del Consejo Islámico cultural de Catalunya; Marta López Ballalta, pastora en la Iglesia Protestante Barcelona-centro; y Gagandeep Singh Khalsa, portavoz de la comunidad Sikh de Catalunya. Entre oración y oración, los familiares encendieron 18 velas que presidieron la celebración.

Ser cristiano en el siglo XXI

 El siglo XXI nos sitúa en un contexto distinto, respecto al pasado, en cuanto a la presencia de la Iglesia católica en el espacio público del pensamiento. En este contexto de debilidad de la cultura religiosa en nuestra sociedad creemos firmemente que la propuesta cristiana es plenamente vigente. Y en el 25º aniversario de la fundación del Moviment de Professionals Catòlics de Barcelona, presentamos este manifiesto:

SOMOS

Una asociación de laicos y laicas cristianos que vive la fe desde el compromiso con las realidades profesionales, culturales, sociales y políticas de nuestro alrededor. Como cristianos, la opción por los más pobres nos lleva a estar preocupados políticamente, comprometidos socialmente, arraigados culturalmente, sensibilizados espiritualmente y conectados globalmente.