Click on the flag to choose the language.

  •   “El papel del padre Gustavo Gutiérrez fue clave: nos hizo ver que la liberación no venía solo de los partidos políticos, sino que lo que necesitaban los pobres y el mundo era una voz profética; que hiciera recordar que la fidelidad a Dios no se puede hacer olvidándose de los pobres. Eso nos ayudó muchísimo para nuestra pastoral”. Estas fueron las palabras del sacerdote y compañero de camino Jorge Álvarez Calderón, durante la celebración eucaristía realizada el 7 de junio en la basílica del Rosario y convento de Santo Domingo, en conmemoración a los 90 años de vida del dominico peruano, reconocido internacionalmente por su trabajo teológico.

    El P. Gutiérrez ha dedicado toda su vida a encontrar respuesta a una gran pregunta: ¿cómo decirle al pobre que Dios lo ama?, cuando la realidad de su vida parece ser la negación de toda forma de amor. 

  • Sólo el vocablo “democracia” y más aún, sus distintos conceptos pueblan el lenguaje y el sentido de las prácticas sociales de la humanidad desde comienzos de la modernidad. Los movimientos se suceden a favor y en contra de ella. Pero la velocidad y la intensidad en los cambios de valoración de la democracia aumentan tanto que uno no sabe si este ritmo lleva ya una década o la aceleración mayor viene sólo, digamos, de los últimos 3 años. Todo cambia más y más rápido y no parece que para bien. Esto último es por ahora lo más visible.

  • Vivimos un momento importante en la historia del país y del mundo. Un momento de cambios profundos, para algunos similar al que se vivió en el paso del medioevo a la modernidad. La crisis de representación política de la que se habla en estos días, pero también fenómenos tan disimiles como la informalidad la economía o el incremento de la depresión y los problemas de salud mental, serían apenas efectos de esa transición mayor.

    Vivimos en el Perú y a nivel global una transformación en la sensibilidad de las personas, que tiene lugar como producto de un cambio en la forma en que la sociedad produce a los individuos. Al analizar los últimos 60 años en Lima, el sociólogo Danilo Martucelli sostiene que aquí “se produce un individuo que siente que tiene que hacerse cargo de sí mismo”. Un individuo consciente de las enormes desigualdades, pero convencido de que no depende del Estado y que, por ello, utiliza todos los recursos a su alcance para alcanzar su bienestar. Para Martucelli, “el individualismo limeño es así una variante, con fuerte personalidad, del individualismo agéntico propio a América Latina”. Si ello es así, y es lo que se intenta sostener en este artículo, esta problemática no es sólo local.

  •   El Consejo del MIIC ha propuesto que inauguremos algunos diálogos entre movimientos (Federaciones) o personas miembros de los movimientos sobre algunos temas de la realidad los cuales han tenido impacto en nuestras comunidades. La idea es ampliar el intercambio al interior de nuestra comunidad internacional sacando provecho de las herramientas de comunicación que nos permiten conversar directamente. Uno de los primeros temas que surgió a mediados de 2017 fue el del proceso vivido por Cataluña con relación al tema de la independencia. Tomamos la decisión, no sin riesgos, de intentar hacer un diálogo entre algunas personas de movimientos de América Latina y con miembros del MPCB de Cataluña.